A mi manera.

7:00

Como cada mañana, apagué furioso, aunque sin fuerzas apenas, el dichoso despertador que anunciaba el comienzo de un nuevo día, uno más de tantos.

El agua fría sobre mi rostro ayudaba a espabilarme un poco, aunque tampoco hacía milagros. Tres míseras horas de sueño no me daban el descanso que necesitaba, y eso no lo iba a arreglar un poco de agua.

Me puse la ropa con cierta parsimonia y metí en el bolsillo interior del chaquetón el paquete de tabaco, a la vez que recordaba el descontento de mi padre en cuanto a este tema y sus reiteradas peticiones de que lo dejara. Aun así, el paquete acabó en mi bolsillo, una vez más.

Finalmente me coloqué los auriculares y emprendí el camino hacia el instituto, mientras aprovechaba esos minutos para terminar de despertarme. Con suerte el profesor de química no me daría el sermón por quedarme dormido en la primera hora de clase.

Como cada día, disfruté leyendo hasta las tantas. Disfruté fumándome el cigarro mañanero. Disfruté de la buena música que me gusta escuchar.

Disfruté, de mi manera de vivir la vida.

Anuncios

Un comentario en “A mi manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s