El niño almohada.

Toda mi vida he sido una almohada. Ese ser al que se acude en circunstancias muy especiales.

En el que derramas tus lágrimas, cuando algo no va bien.

Con el que bailas, solo cuando no tienes con quien bailar.

En el que al anochecer descansas, evadiéndote de toda realidad.

Al que golpeas, desatando tu ira concentrada.

Al que agarras con fuerza, cuando no tienes nada más a lo que aferrarte.

En el que te escondes, cuando monstruos vienen al acecho.

 

Hasta el día en que las plumas de esta  desgastada almohada decidieron volar lejos, y dejar de ser eso, una simple almohada. Al menos, en parte.

Anuncios

4 comentarios en “El niño almohada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s