Cálame.

Qué tendrás, querido invierno.

Débiles haces los cuerpos,

calando el frío hasta los huesos,

teniendo que dar nosotros los besos,

profundos cuanto menos.

 

Afecto de todos los tipos

haces que busquemos,

para de ti evadirnos,

para de ti escondernos.

 

Odias a todos aquellos

que se refugian tras abrigos.

Adoras los cuellos desnudos,

y al viento los cabellos.

 

De punta siempre los vellos,

esperando ser acariciados

por un par de congeladas manos,

que buscan calor y comprensión.

 

Haces que estos baratos versos

no se queden en mi triste escritorio.

Volando van, a su dueña directos,

haciendo que todo comience de nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s