Pesadillas camufladas.

Alma pura,

muy poco en ti la sonrisa dura.

A falta de corazas

sonrisas regalas.

 

Te cortaste mil veces,

te quemaste hasta ser cenizas.

Y aún así,

de nuevo a la hoguera acudes,

el cuchillo tomas una vez más.

 

Abre los ojos,

deja que respiren tus poros.

Has de ser tú la que vea

que esto ya no es lo que era,

que esto nunca ha sido lo que querías que fuera.

 

Hazte el favor,

no vuelvas a sangrar,

a entre escombros arder.

Deja de cavar

una tumba en la que sin fuerzas caer.

No.

No esta vez.

Sálvate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s