Marea alta.

Volver al mar.

Observar con las pupilas de los dedos

la cala que forman nuestros deseos,

poco a poco abriéndose paso mar adentro.

 

Fina arena,

que acariciamos con las yemas de los ojos.

Empaparnos los labios de sal, y besarnos,

al ritmo de las olas, que se acercan pidiendo perdón.

 

Banda sonora que nos brinda la brisa.

A la percusión están odiosas gaviotas,

ríen incesantes al poder ser testigos

de tan ridícula declaración de amor.

 

Mofa que no cesa, e incluso se aumenta,

al ver abandonar su caparazón las almejas,

dispuestas a virar todo su barco a babor

y regalar su preciada perla a idealizadas musas.

 

Sin saber que su fatídico final,

sería la más que accidentada paella

de un par de enamorados idiotas,

a los que se les fue la mano con la puta sal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s